Obeid: «Lograda la unidad, ahora vamos por el triunfo»

Considera que las elecciones nacionales de 2013 serán la antesala de las de gobernador en 2015.

Para el dos veces gobernador de la provincia de Santa Fe, Jorge Obeid, la opción de las elecciones legislativas de octubre será peronismo o socialismo. Considera que la situación del peronismo este año es bien diferente a la de 2011 cuando salió tercero, calificó al discurso de la antipolítica como una trampa para quien lo enuncia. “porque la política se transforma dentro de la política”, y negó versiones de que una vez electo renuncie para hacerse cargo de la embajada argentina en Cuba.

—¿Cuál va a ser la estrategia del peronismo para ganar estas elecciones?

—La primera parte ya la cumplimos y fue haber logrado una lista de unidad, representativa de todos los sectores del peronismo y de las distintas generaciones y en la cual están presentes hombres y mujeres de la vida universitaria, de los derechos humanos, intendentes, profesionales y del mundo del trabajo como Victorio Paulon, un luchador de la UOM de Villa Constitución durante la última dictadura. Ahora viene la segunda etapa que es discutir las propuestas, tanto para la provincia como para la Nación, y fundamentalmente discutirlas en función del partido que nosotros valoramos como el adversario a derrotar que es el socialismo en la persona de Hermes Binner.

—Arrancan desde un piso bajo. El peronismo salió tercero hace dos años.

—Sí, pero no es la actual la misma situación objetiva que la de dos años atrás. En 2011 se habían fugado muchísimos votos del peronismo a otros partidos políticos porque no los habían podido contener. Esta tarea que hicimos durante dos años de recorrer la provincia, de gastar muchas suelas de zapatos para dialogar con la dirigencia peronista, con los productores rurales, con los empresarios, con los industriales, ha dado sus frutos. Ahora estoy convencido que partimos de un punto mucho más alto y positivo.

Política y antipolítica

—Tendrán dos rivales que superar: el socialismo y el PRO.

—El adversario a derrotar es el socialismo. Creo que el del PRO, sin subestimar a nadie, fue un fenómeno que se dio en determinado momento. No olvidemos que cuando fueron las elecciones hace dos años Miguel del Sel era un candidato emergente a la política provincial, ahora es el candidato de un sector político de la Argentina. Y estoy convencido de que a la mayor parte de los votos del peronismo que lo apoyaron los vamos a recuperar. Por eso digo que la opción va a ser peronismo contra socialismo.

—Hay una cosa que quedó de 2011 que es el discurso de la antipolítica. ¿Ese clima se mantiene y en caso de mantenerse como se lo neutraliza?

—El discurso de la antipolítica es una trampa para el que lo enuncia y para la propia gente que lo adopta, porque la única forma de transformar la política es desde adentro de la política. No se puede hacer desde afuera. Cuando una persona empieza a meterse en política se convierte en un político más. Acá de lo que se trata no es de la política ni de la antipolítica. De lo que se trata es de optar por los políticos decentes y con ideas, trayectoria y experiencia de gestión y descartar a los malos políticos, deshonestos y arribistas que solo piensan en llegar para vivir un poco mejor.

—Se reedita la elección de 2003 entre Binner y Obeid.

—En el 2003 gané yo así que espero que este año ocurra lo mismo.

Versiones y campaña

—Se publicó una versión que decía que después de ser electo diputado nacional iba a renunciar para irse de Embajador a Cuba.

—Es una vieja historia que debe ser la tercera vez que se plantea. Algunos la piensan de buena fe porque tengo y siempre he tenido buenas relaciones con el gobierno de Cuba. Incluso la presidenta me ofreció la embajada apenas inició su primer gobierno y la rechacé porque le dije que mi idea era seguir haciendo política en el país. Y desde la mala fe uno puede pensar que los que alientan estas versiones son los que quieren sacarme del camino para que no esté presente en el 2015. Lo dije siempre y lo repito: estas elecciones, más allá de la importancia que tienen para sumar legisladores justicialistas al Congreso, son el precalentamiento de las de 2015, donde vamos a recuperar el gobierno de la provincia.

—¿Como será la campaña a partir de ahora?

—Vamos a acercarnos a la gente y a recorrer la provincia para hablar con todos los sectores. Yo en esto tengo experiencia. Fui dos veces gobernador. Voy a ir pueblo por pueblo acompañado por los candidatos, vamos a visitar a los presidentes de comuna y a los intendentes, a las maestras, a los integrantes de las entidades intermedias, para auscultar bien las necesidades y poder llevar propuestas concretas, serias y cumplibles de gestión, tanto para la actividad parlamentaria en el Congreso como para las que desarrollaremos en el año 2015 cuando disputemos la gobernación.

—Trabajarán para que el peronismo recupere la calle y la iniciativa.

—Fundamentalmente lo que tiene que recuperar es el diálogo con la gente,. Yo en esto soy muy optimista porque el peronismo tiene una cantidad muy importante de hombres y mujeres dirigentes con experiencia y que si no lo han hecho es porque quizás le han tenido que dedicar mucho tiempo en los últimos años a las disputas internas. Ahora que hemos menguado las disputas internas, que hemos alcanzado una lista de unidad, es el tiempo de salir de dar la cara a la sociedad.

(El Litoral)