Marcos Cleri presente en la inauguración de la Estación Sur Rosario: “La vuelta del tren a la ciudad es por decisión y empuje del proyecto nacional”

“Hoy sentimos una enorme y profunda emoción porque se ha terminado una de las obras más importantes y que le devuelve a Rosario y a todo el país la felicidad plena de que el pueblo puedo volver a tener un servicio ferroviario de última generación lo que demuestra y confirma, una vez más, la coherencia y la firmeza del proyecto de transformación nacional que comenzó en el 2003 con Néstor Kirchner y que hoy ratifica, con una notable capacidad y talla de estadista, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner”, dijo hoy Marcos Cleri en el marco de la inauguración de la Estación Sur Rosario de la línea férrea que una Rosario con Buenos Aires.

En el acto de inauguración, el que la Presidenta Cristina habló con los presentes a través de una videoconferencia y estuvieron el ministro del Interior, Florencio Randazzo, que enmarcó a la nueva estación como “parte del compromiso de poner en valor el sistema ferroviario y uno de los ramales emblemáticos que es Buenos Aires-Rosario”; el secretario de Transporte de la Nación, Alejandro Ramos y el diputado y candidato a senador nacional por la provincia de Santa Fe, Omar Perotti.

En el evento también habló Daniel Tobar, un trabajador ferroviario que hace más 20 años ejerce la profesión y que confesó estar “emocionado” por la obra y la posibilidad de hablar con Cristina.

“Esta es una más de las reparaciones históricas que el Estado Nacional viene logrando con el masivo apoyo del conjunto del pueblo argentino y vamos a continuar por este camino porque nuestra obligación, bajo la conducción de Cristina Fernández de Kirchner, es consolidar la construcción de un país con inclusión, con justicia social, pensando en el bienestar de las futuras generaciones. Por eso, el regreso del tren a Rosario se pudo concretar por la decisión y el empuje que tiene este proyecto nacional”, sostuvo el diputado del bloque del Frente para la Victoria.

La obra se realizó en dos etapas: la primera comprendió la construcción del andén de 300 metros de longitud con un sistema de cubierta metálica, iluminación led, núcleo de servicios sanitarios, y solados de hormigón con señalización para no videntes con una inversión del gobierno nacional de 22 millones de pesos.

La segunda etapa consistió en la construcción del edificio cabecera que fue diseñado en dos plantas de estructura de hormigón y un cerramiento metálico con chapas perforadas. En la planta alta del flamante edificio, funcionará el sector de cafetería, administración y sala de espera. Está provisto de escaleras mecánicas con revestimiento de vidrio, ascensor, desagües e iluminación y en la planta baja funcionarán las boleterías.
Asimismo se realizaron obras complementarias como veredas y calzadas perimetrales. Esta etapa del proyecto demandó la inversión de los 47 millones de pesos restantes del presupuesto global de 70 millones de pesos.