La senadora Sacnun ratificó su postura contra el acuerdo con los buitres: “Es un mal arreglo y mi obligación es explicárselo a los santafesinos

“El arreglo al que se pretende llegar es malo para la Argentina”, remarcó la senadora nacional María de los Ángeles Sacnun, al reafirmar que votará en contra de la iniciativa del Ejecutivo nacional respecto del manejo del litigio con los fondos buitres.

“Tenemos que escuchar al Papa Francisco, que nos pone en alerta sobre el capital financiero internacional que ya se impuso en otra etapa del país con distintos actores. Si aprobamos esto volvemos a un ciclo de endeudamiento que no irá destinado a infraestructura ni a desarrollo”, indicó la legisladora del bloque del Frente para la Victoria, que así votará en el Senado tal como lo hicieran los seis diputados nacionales santafesinos del FPV-PJ.

“Derogando las leyes de pago soberano y cerrojo estaríamos generando un precedente, negativo en el orden internacional al ceder soberanía. Y abandonaríamos un camino serio y comprometido, que es el de cuestionar al capital financiero internacional que pone en riesgo los derechos humanos, sociales y económicos de los pueblos”, sostuvo.

Sacnun recordó que el gobierno nacional anterior “tomó financiamiento externo, pero lo hizo con tasas bajas, a largo plazo, a través de organismos multilaterales; y destinó los fondos a la construcción de escuelas, al Arsat, a grandes obras como la construcción de centrales nucleares”.

“Mi obligación es explicarle a la ciudadanía, especialmente a los santafesinos, que este arreglo, al que se pretende dar un trámite sumarísimo, realmente no abarca sólo un acuerdo para con aquellos holdouts que tienen una sentencia firme en la jurisdicción de Estados Unidos, sino que también se le va a abonar a muchos bonistas que estaban en pleno litigio, o sea que aún no tienen sentencia en contra de nuestro país”, explicó la senadora nacional.

“¿Por qué tanto apuro por arreglar con estos fondos buitres? Nos ponen el plazo del 7 de abril, que no es impuesto por el juez Griesa, es un plazo impuesto por ellos en este acuerdo preliminar ad referéndum del Parlamento”, planteó, al tiempo que recordó que “está por salir un laudo del CIADI y es muy posible que sea favorable para la Argentina”.

“Debiéramos tener un tratamiento mucho más pausado, imponiendo los tiempos que tiene la Argentina; teniendo en cuenta, incluso, que aquellos casos que tienen sentencia firme no son ejecutables aún en la Argentina por lo que establece nuestra ley interna”, añadió.

Además, advirtió que “se va a seguir estando en default porque va a haber todavía un 3,5 por ciento de bonistas que no han arreglado”, ya que el acuerdo que está presentando el gobierno nacional alcanza a la mitad del 7 por ciento y el resto está pendiente. “Otro riesgo es que el 3,5 que arregla, compre el resto de la deuda y siga litigando. El Juzgado de Circuito 2, de la Justicia de Estados Unidos, no ha ratificado el levantamiento de las medidas cautelares”, dijo también.

“Nosotros tendríamos que negociar toda esta deuda teniendo en cuenta todos los parámetros, porque estamos poniendo en riesgo el 93 por ciento de la deuda que se ha podido reestructurar en todos estos años no solo por el esfuerzo de un gobierno, sino por el esfuerzo conjunto del pueblo argentino”, enfatizó la senadora santafesina.