Josefina González repudió el fallo de la Corte en favor de genocidas: “Es un retroceso imperdonable”

La diputada nacional Josefina González expresó su “enérgico repudio” al fallo de la Corte Suprema de Justicia “que beneficia a los genocidas de la última dictadura cívico militar y eclesiástica, otorgando el 2×1 por la derogada ley 24.390”.

“Es terrible que a solo 4 días de haberse cumplido 40 años de la lucha inclaudicable de nuestras Madres de Plaza de Mayo, que son ejemplo para el mundo, nuestra Corte Suprema nos sorprenda con este retroceso imperdonable”, sostuvo la diputada nacional del bloque del Frente para la Victoria-PJ.

“Sorprende encontrarnos primero con algunos obispos que nos llaman a una reconciliación y ahora con una Justicia que quiere bajar la condena de genocidas. Cada vez que se ha puesto en duda la historia que pudimos reconstruir por el coraje y la constancia de miles de compañeras y compañeros que hemos dedicado a ello nuestra vida, la sociedad ha sido enfática en el rechazo”, remarcó la legisladora santafesina.

“Si queremos un país para todas y todos tenemos que poder mirarnos a los ojos, saber qué pasó con cada uno de los que faltan en miles de familias. Está Justicia está muy lejos de la que necesitamos para un país que con decisión y trabajo resuelve ser lo mejor que puede, para que sus niños y niñas lleguen a ser quienes quieren ser, orgullosamente argentinas y argentinos”, añadió.

“Todavía cuesta ver con qué velocidad se está retrocediendo en muchos de los avances que logramos con tanto esfuerzo durante un gobierno con un proyecto nacional y popular, que rescató a la Argentina de un período muy nefasto, la puso de pie, le devolvió las fuerzas para andar y la dignidad”, dijo también Josefina González. “En derechos humanos comenzamos con Néstor concretando la derogación de las leyes de impunidad e indultos, recuperando el edificio de la Ex ESMA, entre otros centros clandestinos de detención. Pudimos dejar de pensar que la Justicia para lo que nos pasó como sociedad era una utopía. Nos convertimos en la vanguardia mundial por ser un país que podía hacerse cargo de investigar y juzgar los delitos de lesa humanidad y genocidio en nuestros propios tribunales y llevar a los responsables a nuestras cárceles, en juicios con garantías, que se sucedieron sin hechos de violencia y que son seguidos por una sociedad que se niega a que el Estado vuelva a ser usurpado por quienes quieren un país dormido y para pocos”, subrayó la diputada nacional.