Cleri lamentó el retiro de carteles instalados por los vecinos del barrio Las Vegas de Santo Tomé

“Es una lástima que los formalismos terminen siendo más determinantes que la voluntad y el trabajo mancomunado de los vecinos”, dijo hoy el diputado nacional Marcos Cleri, al hacerse eco de las quejas surgidas en el barrio Las Vegas de Santo Tomé ante la decisión del municipio de retirar la señalización de calles que los propios habitantes de la zona habían instalado el sábado pasado, en el marco de una jornada solidaria.

“Tuve la satisfacción de compartir con los vecinos y nuestros compañeros de La Cámpora la gran jornada solidaria en la que pusimos los postes con los nombre de las calles principales. Y esa jornada fue el corolario de todo un trabajo previo decidido y sostenido por los propios vecinos, que además de señalizar impulsaron el cambio de nombre de una de las calles, Alberdi, por el de Eva Perón”, reseñó el legislador nacional kirchnerista.

“Con el cambio de nombre de la calle no sólo se buscó rendir homenaje a Evita. También se trata de una reivindicación de género, teniendo en cuenta que en la ciudad de Santo Tomé no hay calles con nombres de mujeres. Todo esto se plasmó en un proyecto que se presentó al Concejo avalado con las firmas de los vecinos, con los que después pusimos manos a la obra para no demorar más la concreción de una iniciativa genuina y razonable”, dijo también Cleri.

“Pero hoy a la mañana –continuó el diputado del Frente para la Victoria- en el barrio se encontraron con empleados municipales que fueron a sacar los carteles por orden de las autoridades, que evidentemente están privilegiando la cuestión formal de la falta de aprobación definitiva del proyecto por encima de la voluntad popular, que volvió a expresarse esta semana con una nueva nota firmada por los vecinos apoyando tanto la nueva señalización como el cambio de nombre de una de las calles”.

“Ojalá pronto se pueda solucionar todo esto respetando la decisión de las vecinos y podamos otra vez instalar los carteles, porque no hay nada peor para la vida democrática y política que no respetar la voluntad, la organización y el trabajo conjunto de los ciudadanos”, remarcó Cleri.